fbpx
Seleccionar página

El aislamiento social nos está dando el tiempo que tanto necesitamos para organizarnos. Además, estemos en el hemisferio sur o norte, en breve cambiamos de temporada, así que llego el momento perfecto para dar vuelta nuestro placard.

Este es un proceso que debemos hacer solas. Nadie mejor que nosotras para hacer el verdadero análisis de lo que sentimos por nuestras prendas, por eso no son necesarios los comentarios de nuestras madres, hermanas o amigas, solo puede ayudar la opinión de un profesional que nos de esa idea de combinación o nos ayude a dar el click de descartar o no.

Dicho esto, ¡empecemos!

El primer paso es DESCARTAR y, para esto, una buena idea es tener 4 cajas con las siguientes etiquetas:

1- TIRAR

2- DONAR

3- REGALAR

4- VENDER

Solo deberíamos quedarnos con nuestro talle actual +/- 1. A lo que nos va muy grande o muy chico le decimos ADIÓS.

Aquellas prendas en mal estado que no podemos desechar, de ninguna manera, lo convertimos en pijamas, camisones o ropa de entrecasa. Si queremos los podemos usar en paños de limpieza, esa es la única opción para seguir conservándolas 😉

El segundo paso va a ser ORGANIZAR POR CATEGORÍAS:

  • Prendas superiores: remeras, camisas, blusas, sweaters, ropa para colgar pesada.
  • Prendas inferiores: pantalones, jeans, shorts, faldas.
  • Ropa interior y medias.
  • Ropa para actividades específicas (por ejemplo si te gusta esquiar, hacer yoga o cualquier otra que utilices especialmente).
  • Accesorios.
  • Complementos.
  • Calzado.

El tercer paso consiste en separar las PRENDAS QUE SE CUELGAN

  •   Abrigos, trajes, sacos, faldas, vestidos, cualquier prenda hecha con materiales suaves y que se arruguen fácilmente.
  •   Colgar de lo más pesado a lo más liviano.

Hoy en día el mercado nos ofrece infinidad de perchas para usos específicos (de madera o plástico resistente, para faldas, de terciopelo, acolchonadas, para cintos y accesorios, para pañuelos). 

Cuarto y último paso: DOBLAR

Para esto existen algunas máximas que son claves:

  • Doblar de manera vertical. Cuando apilamos demasiadas prendas, a las de abajo las usamos menos. Esto nos permite aprovechar al máximo la altura del espacio y también es la mejor manera de ver lo que tenemos. 
  • Llenar los cajones en un 90%, deben tener ajuste firme pero cómodo. El porqué de que sea en ese porcentaje tiene que ver con el próximo ítem.
  •  Dejar espacios vacíos nos impulsa a querer llenarlos.

Las prendas fuera de temporada (alto verano – alto invierno), bolsos, valijas, etc. van en los  lugares de difícil acceso.

La organización debe reducir el esfuerzo que se necesita para guardar, no para sacar. Ya sabemos que cuando queremos usar algo lo tironeamos así esté en el peor lugar de nuestro placard.

Para evitar la vuelta al desorden es fundamental que cada uno adapte y cree su propio método.

Espero que les sirva esta guía y me encantaría que me cuenten cuáles son sus métodos así nos ayudamos y damos ideas entre todas!

Nos estamos leyendo 🙂

Besos!! 

Flor .-